La juventud y la vejez como estados de ánimo

Simone de Beauvoir

Yo, cuando mi lazarillo colombiano Alfry me lleva por el Paseo de las Rocas en silla de ruedas para contemplar las puestas del sol otoñal en Torrevieja, no puedo menos de preguntarme, como lo hiciera el pintor Murillo con su paleta, a quién se parecía más el bambino en brazos de la joven María, o a su pareja, el viejo carpintero José. Y no quiero meterme en teologías, sino en los modelos escogidos por el pintor sevillano para posar delante del caballete.
He escogido el tema para este par de semanas de noviembre sobre uno de los estudios de Simone de Beauvoir (1908-1985), “La Vejez”, y sobre lo que ella denominaría los dos mayores problemas de nuestro tiempo: el puesto en la sociedad de las mujeres y el de los ancianos. Existencialista por naturaleza, predijo la espiral actual de crímenes de género atreviéndose a denunciar la hipocresía de quienes no quieren ver que “el problema de las mujeres ha sido siempre el problema de los hombres”, escribiría; y en su defensa de los derechos de l@s mayores, contra quienes consideran que la vejez es una enfermedad incurable, se hizo célebre su dictamen: “La desdicha de los ancian@s de nuestro tiempo es un signo del fracaso de la civilización contemporánea”.
A mí me introdujeron al Existencialismo de finales de los años 1930 cuando me preparaba para el Diploma Superior en Lingüística en la Universidad de la Sorbona, pero desde que leí las obras de Jean Paul Sartre, “El Existencialismo es un humanismo”, de 1939, comencé a entender por mí mismo la problemática de nuestro tiempo; pero el grito “no me avergüenzo de ser mujer” Y la obra de su compañera Simone de Beaovoir me hizo sospechar que debía obligarme a aprovechar los años, que siempre son cortos, para dar sentido a lo vivido como forma de existencia.

HECHOS Y DICHOS
En el fondo de nosotros mismos siempre tenemos la misma edad.  Graham Green

REFRÁN SOBRE LAS DOS FORMAS DE VIVIR LA VIDA
Cuando joven de ilusiones, cuando viejo de recuerdos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*