Los «radicales»

Estimados amigos digo los radicales, y me explico:
Estamos en periodo electoral, y este juntaletras no sale de su asombro por las barbaridades que están diciendo los partidos políticos, y en particular el PP, el PSOE y Ciudadanos, con respecto a Unidos Podemos: que si son radicales, comunistas, que si viene el lobo, si esta coalición de izquierda ganaría o influiría en la nueva etapa política que se avecina en España, etc.
Estimados contribuyentes, desde mi punto de vista, el «lobo» está instalado en España hace mucho tiempo, pero a la INVERSA -aunque algunos parece que no se han enterado-, y si no, que a los millones de parados se lo pregunten, a ver qué opinan; a la pobreza laboral, que cada vez crece más en España, según Caritas, que creo yo no es una Organización de radicales. Como decía un dirigente de las «izquierdas», que los pisos y las vacas ya no se la llevan los comunistas, sino que ahora son los bancos y las entidades financieras las que están para quedarte en la calle, si no pagas la hipoteca, sin ningún escrúpulo.
Otro «radical» que ha sacado la «pata fuera del tiesto» a la chita callando es el sr. Juan Rosell, presidente de la CEOE, que, con una cara más dura que el cemento armado, dice textualmente este «guaperas» que el trabajo fijo es del siglo XIX, ya que en el futuro habrá que ganárselo todos los días.
Parece mentira que el sucesor del «chorizo» que está en la cárcel venga a estas alturas con estas provocaciones, faltando al respeto a los trabajadores, que, al fin y al cabo, son los que a él y a sus acólitos les dan de comer todos los días.
De momento, dejémoslo ahí, que si los trabajadores, en este momento histórico en España, aciertan al votar, a este impresentable se le bajarían rápidamente los «humos», empezando por anular la reforma laboral del PP, etc.
Postdata: Como expuse anteriormente, que no tardando aparecería el sr. Pizana diciendo bobadas, y así ha sido.
El personaje, colocado a dedo en la Diputación de Alicante, y que cobra 40.000 euros -más o menos- al año aparece con la comparación, entre Torrevieja y Benidorm, sobre la lanzadera del AVE. El asunto es salir en la Prensa Amarilla. De pena.
Seguimos galopando…
¿Hasta cuándo? Al tiempo.

Gerardo Garrido

1 Comentario

  1. A los que no pagan su hipoteca (comprada con mi dinero de mis depósitos) y que “los bancos y las entidades financieras dejan en la calle, si no pagan la hipoteca, sin ningún escrúpulo”, se los podría usted llevara a vivir a su casa de usted. ¿No me comprende?
    Y en cuanto a que el trabajo hay que ganárselo todos los días, pues qué quiere que le diga…
    Mire, a usted le vamos a mandar el sobre a casa y no hace falta que pique todos los días ¿O prefiere que le nombremos liberado sindical?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*