El circo

Estimados contribuyentes, digo el circo y me explico. Es vergonzoso el circo que, en estos momentos políticos, están montando para elegir la investidura de un Presidente de Gobierno de España, en el circo -insisto- de la política española, sobre todo los partidos PP y PSOE, a consecuencia de que, quiérase o no, no terminan de aceptar -ambos- que el bipartidismo en España se ha terminado -de momento-; píldora que no terminan de tragar, con las consecuencias políticas que eso supone, como es perder el control férreo del poder político del Estado, que ellos han llevado con mano de hierro con reformas constitucionales y aprobación de leyes que han llevado a una parte muy importante de la ciudadanía española a la pobreza, y a una corrupción sin precedentes en el Estado Español.
Sigue la vida diaria, y te desayunas un día con la noticia que Ribera Salud, la empresa privada que gestiona la sanidad pública en el Área 22, donde estamos integrados los ciudadanos de Torrevieja, ha tenido unos beneficios de 13 millones de euros. Yo me quedo «helado».
En estos momentos en que escribo este artículo, estoy esperando que me reciba mi médica de cabecera para una consulta como enfermo. Diez días de lista de espera -más o menos- por no poner un médico sustituto, para cubrir la vacante de mi médica de cabecera, mientras disfruta de sus merecidas vacaciones. Tela marinera. Entretanto, miles de universitarios españoles, con sus títulos calentitos, se tienen que ir al extranjero, porque aquí no encuentran trabajo, y Ribera Salud así es como hace los dividendos, mientras hace una sanidad pública deteriorada. Fuera chorizos.
Así es con este ejemplo, y otros muchos que no se denuncian a todos los niveles, como se llevan los millones públicos estos «presuntos» ladrones de guante blanco. Mientras, sigue el circo en España.
Tenemos otro tema igual en la zona de El Paraíso y aledaños. Llevamos todo el mes de agosto y lo que llevamos de septiembre sin servicio de correos en este sector de Torrevieja. Resulta que nuestro habitual cartero ha aprobado unas oposiciones y le han trasladado a esa nueva residencia, y a nosotros nos han dejado a verlas venir. Correos, según parece, ha contratado a un cartero en funciones y aparece por aquí como dice la metáfora, de Pascuas a Ramos, con cartas pasadas de fecha para realizar distintas gestiones, etc. Un circo real.
Seguimos galopando.
¿Hasta cuándo? Al tiempo.

Gerardo Garrido

1 Comment

  1. Hay pollos que trabajan gratis. Otros condonan sus pensiones. Por ese motivo la empresa privada no debe tener beneficios; mejor que tenga pérdidas, que las pague el estado a cuenta de déficit y deuda y si es por una buena causa, como la existencia de sindicatos y liberados, mejor que mejor.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*