La Europa de los mercaderes y los mercenarios

Estimados amigos, esta Europa actual, donde lo social no existe y sólo prevalece la Europa de la especulación, la codicia… Las consecuencias de este ultraliberalismo son los recortes de derechos y la marginación de la mayoría de la sociedad.
El ejemplo actual y candente es el conflicto laboral con el sector de la estiba de los puertos españoles, que va a traer «cola».
El que escribe esta columna, trabajador jubilado, no puede estar ausente en un conflicto donde se ve claramente que lo que prevalece es un recorte bestial de los derechos de los trabajadores, y me explico.
Todas las maniobras de los tribunales fantasmas europeos, y la bajada de pantalones de los gobiernos nacionales ante las multinacionales, son ejemplos de todas estas maniobras, que no tienen otro objetivo que recortar derechos y salarios de los trabajadores.
Los estibadores son trabajadores altamente cualificados en su profesión, preparados para hacer diariamente un trabajo de mucho riesgo, y peligroso; un colectivo organizado sindicalmente, y donde sus convenios colectivos reconocen sus derechos con unos sueldos dignos, que son los que están en juego en estos momentos, y por lo que están luchando los estibadores, para que no se los recorten.
Es escandaloso que, en la actualidad, los sindicatos de clase, partidos de izquierda, estén reclamando -algunos, de boquilla- acabar con los contratos basura, la economía sumergida, los sueldos de 600 euros al mes, y 12 horas de trabajo diarias, el abuso permanente de los empresarios, etc. Un colectivo como el de los estibadores merece todo nuestro apoyo, porque, en última instancia, lo que están defendiendo es que sigan manteniendo sus sueldos con arreglo a su trabajo, sus conocimientos y su riesgo.
Los mercenarios: Son los que solemos llamar los oportunistas, que están al sol que más calienta. En este apartado de los mercenarios, hay de muchos pelajes. Tenemos el ejemplo del sinvergüenza del sr. Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana, que, sin ningún escrúpulo, pide al Gobierno de Rajoy que, si es necesario, movilice al ejército en este conflicto para defender su cartera. Hay que tener pelendengues -estos impresentables- para decir estas barbaridades, como que el ejército estaría sólo para defender sus intereses, digo yo.
Luego tenemos a todos los periódicos, televisiones y radios, que, salvo excepciones, no tienen vergüenza, pues para ellos sólo hay un enemigo: los trabajadores, que defienden su dignidad y su salario digno en esta lucha. Lamentable. Igual que en el periodo de la Dictadura.
Posdata: ¿Cuándo llegará el día en que todos estos ladrones de ejecutivos cobren el salario mínimo? Chorizos.
Seguimos galopando…
¿Hasta cuándo? Al tiempo.

Gerardo Garrido

2 Comments

  1. ¿Desde cuándo es un derecho de los trabajadores que los hijos se subroguen en el puesto de trabajo de su padre y que las mujeres no estén presentes en las Empresas? No digo lo que pienso por no faltar.

  2. en las salinas de torrevieja se negocio y firmo que los hijos de los salineros primero, solo los hijos las hijas , no.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*