¡Coño, Guardiola, no todo está tan mal!

Es cierto que cada uno ve las cosas desde su propia óptica, aunque ésta esté desenfocada, que es lo que ocurre cuando nos ponemos una venda en los ojos, que últimamente le está pasando a la Justicia con los imparables casos de corrupción política. A una imputada/investigada le piden inhabilitarla un puñado de años por un error, y otros, por temas más gruesos, de mayor calado, quedan archivados, o se acogen a aquello de que mi partido me respalda. Creo que las cosas hay que mirarlas con mayor objetividad, aunque sea un poco, que tampoco pasa nada. Dije la quincena pasada que la herencia recibida por el actual equipo de Gobierno no era moco de pavo, y el tiempo, los dos años que se llevan gobernando desde otro prisma mucho más plural, con mucha ilusión y un gran esfuerzo, pues se nota, sobre todo para los que están metidos en harina, y el informador Guardiola lo está. Que yo sepa, por la prensa, se ha archivado la denuncia presentada por el PP sobre el asunto de Aquópolis, es decir, no hay asunto penal, y se ha pasado de puntillas y sin tacones en la mayoría de los medios. Coño, un poco más y sale en letra «menúa». En fin. Se nos ha muerto el filósofo SP, un sabio que nos decía que había que reinventarse en este mundo tan loco. Pues me estoy dando cuenta que el actual gobierno está en la línea de SP, por ejemplo, en la Feria de Empleo para la gente joven; la revisión a fondo del Plan General de Ordenación Urbana y buscar otro modelo de ciudad alternativo al que tenemos, si es que se puede conseguir; desde Medio Ambiente se está intentado reinventar el modelo turístico, dejando al margen en lo posible la exclusividad de las playas, el sol y los paseos, ofertando deporte acuático, pulmones verdes, incluso con el apoyo específico de la sede de la Universidad de Alicante en Torrevieja; el inicio del contrato para sanear de una vez por todas las carencias de nuestro alumbrado público, sin mantener en su globalidad en tantos años de bonanza económica. Visto lo visto, y con las dificultades que impone el Gobierno central para que los municipios puedan gastarse dinero en invertir para la ciudad, pues no van tan mal la cosa, coño, Guardiola. Sí es cierto que la ciudad no está todo lo limpia que se merece, pero ya sabemos que esto de las basuras es muy complicado, y si te lías, vas directamente a la cueva. Pero poco a poco. Sin embargo, nadie ha dicho nada, que uno sepa, del parón sublime del reloj de la Iglesia, y eso que la próxima semana es Semana Santa, que no es nada baladí para quien, como yo, siempre mira al reloj de la Iglesia para saber en qué hora me encuentro. En cualquier caso, lo que sí quería decir es que a la joven estudiante Cassandra sí se le ha parado el reloj de la vida (un año de cárcel y once de inhabilitación para cargo público) por un chiste sobre el franquista Carrero Blanco. En fin, buena suerte a los lectores.

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*