¿Ridículo o mala fe del PP de Torrevieja?

Julián Carcaño Pareja
Militante de Los Verdes

Con la llamada Ley Montoro los ayuntamientos perdieron su autonomía y el Ministerio de Hacienda les obliga a priorizar el pago de sus deudas con proveedores y bancos.
Los ediles del PP de Torrevieja son conscientes de esta circunstancia y por eso parece incomprensible que en el pleno del pasado 21 de julio votaran en contra de una modificación de créditos por importe de 20,2 millones cuyo objeto era, en su mayor medida, utilizar parte del remanente de crédito existente para hacer frente a deudas procedentes de anteriores gobiernos locales del PP: pago de facturas, abono de sentencias y amortización de los cuatro créditos más caros en intereses de la deuda financiera del municipio (unos 12 millones).
La modificación salió adelante con los votos favorables de los partidos integrantes del gobierno local a los que se sumaron Sueña Torrevieja y Ciudadanos. El PP, consciente de que esa modificación era buena para el funcionamiento del Ayuntamiento y para la ciudad de Torrevieja, fue el único grupo que votó en contra.
El concejal de Hacienda, José Hurtado, volvió a reiterar que es la legislación estatal la que impone que el remanente se utilice para pagar facturas y después a sufragar deuda financiera. Precisamente, gracias a solventar el pago de estas deudas con la modificación de crédito aprobada el 21 de julio, el Ayuntamiento podrá destinar el resto del remanente de tesorería (unos 15 millones de euros) a inversiones financieramente sostenibles.
Se está elaborando una nueva modificación de créditos que permitirá sacar adelante de forma más rápida una gran parte de los proyectos contemplados en el borrador del presupuesto de 2017, incluyendo las enmiendas presentadas por la oposición, en sus apartados de gratificaciones al personal, bienes corrientes, subvenciones e inversiones, entre ellas, el nuevo contrato de las basuras.
Visto los precedentes, es más que probable que el PP también esté en contra de esta nueva modificación que permitirá inversiones y la mejora de los servicios municipales.
El Ayuntamiento de Torrevieja, que debía 62 millones a los bancos en enero de 2015 -bajo el gobierno local del PP-, ha reducido en dos años la deuda en 42 millones hasta dejar la cifra en 20. Esos 20 millones apenas suponen ahora un 20,6% del presupuesto anual de Torrevieja, cuando el lastre de los préstamos llegó a suponer más del 75% en la etapa del PP.
De los 1,6 millones que el municipio pagaba en intereses a los bancos en 2014 se pasará a 141.000 euros en 2018. A las entidades financieras les encanta conceder préstamos a los ayuntamientos porque tienen el cobro asegurado y suelen percibir enormes intereses. Por eso a los bancos, que estaban encantados con el PP, no les agrada mucho la política de amortización de préstamos que está realizando el gobierno de Torrevieja.
En el PP local saben que los préstamos hay que devolverlos y que el Gobierno de Rajoy obliga a los ayuntamientos a priorizar el pago de las deudas y la amortización de los préstamos y que sólo permite que los municipios hagan inversiones productivas si antes han reducido sus niveles de endeudamiento.
Por esta razón, Eduardo Dolón, Joaquín Albaladejo y sus colegas hacen algo más que el ridículo cuando dicen que devolver los préstamos -que ellos mismos contrataron cuando gobernaron- es regalarle el dinero a los bancos y que hay que priorizar las inversiones sostenibles.
Más que actuar de forma falaz, más que caer en el ridículo con sus afirmaciones, lo que demuestra el grupo de concejales del PP de Torrevieja es tener muy mala fe.
Ya conocemos la premisa que les guía: “Cuanto peor le vaya al gobierno de Torrevieja, peor le irá a Torrevieja, pero mejor nos irá electoralmente al PP, que es lo único que nos interesa”.
El propio Mariano Rajoy, en el debate de la pasada moción de censura, dejó bien patente que el PP de Torrevieja no es un caso aislado: “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*