Cómo dejar de fumar (1)

Voy a salir a echarle un capote a ese toro endemoniado al que llaman TABACO, a petición de muchas amistades, familia y contactos en las redes sociales, que no saben cómo capearlo y alejarlo de sus vidas. Antes os diré que llevo 16 años sin fumar y aquí me tenéis tan feliz y a gusto con la vida que llevo, y, aunque algún tonto del «cucu» me la quiera amargar, perdonad que os diga esto: «Todas las flautulencias que salen de mi cuerpo, por arriba y por abajo, se las envío a ellos con mis mejores deseos de que se mueran pronto para formar una buena fiesta». Sentado este precedente, voy a explicaros lo que yo hice para dejar el tabaco (mi marido tampoco fuma desde hace 11 años): Cierta noche de un 24 de enero estaba con un Ducados negro fumando tan pancha, mientras leía «Rebeca», de Dafne du Maurier, y de pronto me dije: «¡Tía, éste es el último cigarrillo que fumarás en tu vida!». Entonces me interrogué a mí misma: «¿Pero, cómo? Es imposible, si son casi 25 los que me fumo». Esa voz interior me fue dando instrucciones: «¡Imagínate que estás en una isla, ¿qué harías, tirarte al mar y ahogarte? ¿Jorobarte de rabia? Practica esto y si aguantas 15 días sin tocar esa cosa nociva, podrás decir “¡Sayonara, baby!”». Los 3 días primeros los pasas normal, sin pensar en ello, pero como en mí debe haber una vena «masoca», dejé el paquete entero y el mechero encima de la mesa del comedor, para verlo a todas horas, pero cuando yo misma decido algo, sin coacciones, soy dura como el acero y aguanté hasta esa ficticia frontera de las 2 semanas que me marqué; es más, cuando paso junto a alguien que lleva un pitillo encendido, aguanto la respiración o me tapo la nariz ante ese repugnante olor. He aquí el misterio para dejar esa insana costumbre, pero hay más… Continuará

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*