Dos años, siete meses y siete días

España está creando seiscientos mil empleos al año. La economía, a pesar de Puigdemont, está creciendo con firmeza. El turismo bate récords históricos en número de visitantes, y el gasto medio del turista en su estancia en nuestro país alcanza niveles nunca vistos. La olvidada «Prima de riesgo» se sitúa hoy en los 80 puntos básicos, cuando en julio de 2012 estaba en 638, e inundaba todas las conversaciones, siempre negativas y pesimistas. Hace cinco años no daba nadie un duro por España. La historia dirá que sin el esfuerzo de la sociedad española y sin la dirección política del Partido Popular y de Mariano Rajoy, la recuperación social que debe prolongarse, habría sido imposible. Por el contrario, en Torrevieja no se habla de otra cosa; vivimos en una tristeza económica y empresarial que ya tiene aroma de peligrosa melancolía permanente. Y unos responsables directos: los seis partidos que gobiernan sólo para exterminar al Partido Popular de Torrevieja y a Eduardo; y no podemos seguir así; debemos modificar radicalmente la imagen de ciudad que representan seis partidos unidos para triturar y no para crear. Esta reflexión me nace tras leer un durísimo artículo de opinión del informador local, Fernando Guardiola, que narra la realidad de nuestro municipio un fin de semana de enero al anochecer. Lo que opina Fernando es bien conocido por los que vivimos en la capital de la sal. ¿Pero qué esperaba Torrevieja de un gobierno municipal dañino? La actitud equivocada y destructiva de quienes hoy dirigen la nula acción del gobierno local, obsesionados en eliminar a Eduardo y lo que representa de la vida política torrevejense, en lugar de trabajar para beneficio de todos los que vivimos en esta bendita tierra, ya genera consecuencias económicas y empresariales negativas evidentes. Hasta tal punto llega la desidia y el revanchismo de los seis partidos que gobiernan Torrevieja, que incluso los comerciantes locales, a través de Apymeco, han tenido que organizarse al margen del Ayuntamiento. Mis respetos para todos esos pequeños y medianos empresarios valientes que arriesgan su patrimonio incluso contando con las permanentes zancadillas de Jose Manuel Dolón, que trabaja en su contra. Dos años, siete meses y siete días llevamos anclados al odio en este pedazo de paraíso en la tierra. Sí, es una terrible condena. Serán cuatro años inolvidables. ¿De verdad les volverás a votar? «En el dulsísimo nombre».

1 Comentario

  1. Torrevieja lleva en declive mucho antes q los ruinapartito estuviesen
    Debería darte vergüenza haber apoyado con tu firma a quien tu ya sabes

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*