«Coco», alcalde de Torrevieja

Deseo de corazón que «Coco», un pequeño e inquieto perrito de la raza Yorkshire perdido durante las recientes vacaciones de Semana Santa en Torrevieja por unos turistas de León, esté ya en manos de su dolida y maltratada familia propietaria. No se habla de otra cosa en el pueblo. La concejala del Gobierno municipal Carmen Morate, apoyada, arropada, y protegida especialmente por Sueña Torrevieja y Ciudadanos, ha usado su condición de cargo público y representante de todos los torrevejenses para chantajear a unos turistas dueños de un perro extraviado y recogido inicialmente por las fuerzas de seguridad, amenazándoles con no devolvérselo. La cuestión ha sido denunciada ante la Guardia Civil, y hemos podido todos oír el barriobajero nivel de educación y de cortesía que usa la concejala Morate en su trato con los administrados. No reproduciré aquí las desagradables palabras que como concejala de Torrevieja le dirige a una familia de turistas desconsolados por no saber de su joven perro, y, al tener novedades, reciben como respuesta de Torrevieja (que es lo que representa, le guste o no), una extorsión pura y dura. Y sólo para poder seguir cobrando 3.300 euros al mes, la concejala ha pedido disculpas. El remedio ha sido peor que la enfermedad; ahora sabemos todos los que vivimos aquí, que si eres concejal del Gobierno municipal de seis partidos anti-Eduardo Dolón, puedes libremente chantajear o extorsionar a cualquiera; luego pides perdón, y sigues cobrando alegremente 3.300 euros al mes. Lo que une el dinero, que no lo separe ni una «escandalosa pillada telefónica animalista» al estilo mafioso, en pleno abuso a una familia de turistas acongojados con la pérdida de su perro, ni el odio a Eduardo Dolón. Que denuncien a la concejala Carmen Morate, por robo de animales con fines comerciales y que se convierta en noticia nacional, tiene muy pocas cosas buenas para Torrevieja. Pero siempre surgen detalles destacables. A Carmen Morate la Semana Santa le sienta fatal; igual pide «denunciar» el tradicional repique de campanas de la Iglesia de la Inmaculada a las 8 de la mañana el Domingo de Resurrección como hizo en 2016; o, como en 2017, se inventa una FALSA alerta alimentaria pidiendo por ello a todos no beber leche de vaca, vía radiofónica, por ser veneno puro. Amigos y amigas, con este panorama propongo hacer a «Coco» alcalde de Torrevieja. «En el Dulsísimo Nombre».

3 Comentarios

  1. Como alcalde no Albadalejo, mejor como presidente del Gobierno, que seguro que él tiene mejor “olfato” para saber quién es M. Rajoy en los papeles de Bárcenas…

  2. Por cierto, dice mucho de todos los aspirantes a alcalde por parte del PP de Torrevieja, cuando el propio Señor Albadalejo propone al perro Coco, antes que a cualquiera de ellos…

    Resulta que el PP intentando hacer partidismo político por el perro Coco, se les coló, una verdad muy inquietante y el propio Albadalejo se ha tenido que quedar muy loco.

    De todas formas, menos mal que Coco es un perro que si fuera un Toro, no sabrían si ponerlo de candidato a alcalde o torturarlo hasta la muerte…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*