Carta abierta al Ayuntamiento de Torrevieja, a sus habitantes y a los medios de difusión y comunicación

Con profundo respeto y admiración, agradezco a las autoridades y habitantes por tener hermosa a Torrevieja.
Son como 15 años que la conozco. Toda ella, en forma integral, ha crecido en forma fenomenal. Un saludo por eso.
Soy un enamorado de vuestra ciudad. Su mar me envuelve varios meses al año. Siento, aunque suene ridículo, cómo me envolvía el Pacífico mío, lejano.
Digo ridículo, porque la playa que amo, el Acequión, tendría que quedarme profundamente dormido para creer que me estoy yendo a pique… la sal me tira pa’ arriba…
En mi Pacífico, ronda la corriente de Humboldt… Te deja helado como horchata, te agarra por todos lados, te saca el traje de baño y te expulsa del agua, si es que te expulsa. Si lo hace, tienes que salir digno, haciendo pucheros, pero digno…
En ese mar quisquilloso aprendí a nadar, a tenerle respeto, a admirarlo, a ser humilde… Esa humildad me hace amar a Torrevieja y a la playita del Acequión.
Es verdad, hay otras playas… La vecina Náufragos, y, más al centro, El Cura, Los Locos… tan locos que no tienen la capacidad de nombrar Acequión…
En realidad no debería ser yo el escribiente de ésta… Tendrían que ser los cientos y cientos de alegrías que expresan los niños jugando en sus aguas.
Allí no hay peligro, parece un jardín infantil con toda la parentela… Padres, abuelas, abuelos, nietas, nietos… Este marcito del Acequión, su playa, sus peces, su vestido de yates que no son suyos (yo los sacaría)… Todo incita a lo familiar, a la tranquilidad, a respirar en comunión.
Entiendo perfectamente el trabajo inmenso que significa mantener este municipio en continuo desarrollo, independientemente de quien lo gobierna. Se merecen todos los respetos… Entiendo también que el turismo es una inmensa fuente de ingresos, de trabajo; por estas características, les ruego que impidan que la voracidad del cemento, en nombre del turismo y de la fuente de trabajo, se coma la ciudad…
Un turismo a la Barcelona, a la Madrid, a la Marbella, Ibiza, a la Benidorm, sería un puñal por la espalda a la Morena…
Agradezco también las expresiones culturales realizadas… Especialmente, las habaneras y polifonías… La cultura es la dignidad de la historia, de la humanidad.
Y eso sería todo… Gracias por cuidar del Acequión y a su playita, de sus quioscos, chiringuitos, Parque de la Sinforosa, gracias por la plaza Islas Canarias.

Alejandro Fischer Alquinta
Estocolmo, casi septiembre 2018

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*