¿Cosidó o hilvanado?

Esto ya es de traca: el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, no piensa dimitir después de su famoso whatsapp. Él mismo, por bocazas, ha provocado la ruptura del pacto sobre el Poder Judicial, y encima tiene la «jeta» de echarle la culpa al Gobierno por la filtración. ¿Pero de dónde sacan a esta gente? Hay que ser tonto para escribir un mensaje que van a leer 146 personas y pensar que no puede haber filtraciones. Es como si un delincuente dijera a 146 colegas el lugar, el día y la hora de su siguiente atraco y luego se extrañase porque la policía le estaba esperando. Aunque diga que no piensa dimitir, a día de hoy el señor Cosidó más bien está hilvanado al Partido Popular, un pespunte que no puede durar mucho tiempo si siguen tirando del hilo, y lo hacen con fuerza, porque al final de la costura se encuentra Pablo Casado (que le debe mucho a Cosidó). A ver cómo sale del atolladero el líder del PP, porque este hombre no es Cospedal. Creo que al final la presión mediática hará que el PP tome medidas y de aquí a un par de días el señor Cosidó estará haciendo crucigramas en su casa, o escribiendo cien veces en una pizarra: “Soy un tontolisto”. Será una buena penitencia para un señor que fue el director general de la Policía Nacional, un puesto en el que se debe tener total discreción. Por otra parte, el magistrado Manuel Marchena renuncia a presidir el Tribunal Supremo y el CGPJ. Quiere demostrar que no es una marioneta a manos de ningún partido, ese gesto le honra, y hoy creo un poquito más que ayer en el sistema judicial (pero muy poquito más).

Rafa Zamora Sancho

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*