Llueve sobre lo mal urbanizado en Torrevieja

Julián Carcaño Pareja
Militante de Los Verdes de Torrevieja

En Torrevieja llueve poco, pero cuando llueve es que llueve de verdad y, al igual que ocurre en las zonas de su entorno, el municipio se suele anegar, como muy bien sabemos.
La enorme tromba de agua caída en la mañana del 19 de noviembre inundó Torrevieja, como suele ocurrir desde hace décadas cuando caen fuertes aguaceros, y el temporal ha destrozado las playas, como era inevitable.
Los torrevejenses que superamos el medio siglo de edad hemos visto que las playas de La Mata, Los Locos y El Cura tenían mucha más arena y anchura hace unos años que en la actualidad.
Resulta evidente que, debido al cambio climático, el nivel del mar va subiendo y nuestras costas retrocediendo. Y este es un problema planetario de difícil resolución a nivel local.
Los efectos de las fuertes lluvias y del cambio climático se ven acrecentados por los defectos del urbanismo salvaje que los constructores sin escrúpulos y sus cómplices políticos desarrollaron durante décadas en Torrevieja.
A los especuladores urbanísticos se les permitió taponar las salidas naturales del agua y se les perdonaron las obligadas inversiones en infraestructuras básicas como la evacuación de las aguas pluviales. Los anteriores gobiernos locales dejaron prescribir las obligaciones de los promotores y les devolvieron los avales. (Las Torretas son un ejemplo de esto).
El objetivo de los especuladores y de sus compinches políticos era enriquecerse de forma rápida y a toda costa. Desgraciadamente, lo consiguieron. El problema se inició a finales del franquismo (¿nos acordamos de Paquito Picoleta?), siguió con los primeros ayuntamientos del PSOE -que hicieron un PGOU insuficiente y deficiente y que se plegaron a los intereses de los grandes especuladores como Justo Quesada al ritmo del “Un, dos, tres…”- y se sobredimensionó con un Partido Popular que se convirtió en el gran socio de los especuladores urbanísticos.
Es pertinente recordar que sólo unos pocos torrevejenses -entre ellos Los Verdes- nos opusimos y denunciamos el disparate urbanístico corrupto y continuado que se produjo durante decenios en Torrevieja.
La consigna política del PP era, en nombre del “progreso” de Torrevieja, que había que construir viviendas baratas por todo el término municipal dejando barra libre a los especuladores urbanísticos.
Las actuaciones urbanísticas de los últimos gobiernos locales del PP (desalojados del poder en las elecciones locales de mayo de 2015), fueron las de amarrar varios pelotazos urbanísticos marca PP y consolidar la liberalización de las construcciones en altura para hipotecar a peor el futuro urbanístico de Torrevieja.
La pregunta que cabe hacer a quienes creyeron que la masificación urbanística y el “progreso” del que hablaba el PP eran la panacea, es: ¿Realmente están disfrutando en la Torrevieja de hoy de lo urbanizado hace unos años y que apoyaron de forma tan irreflexiva?
Ahora, en 2018, dado que es imposible derribar el exceso de edificaciones y que resulta muy costosorealizar en poco tiempotodas las infraestructuras millonarias que los anteriores ayuntamientos perdonaron a los especuladores, tan sólo cabe ir haciendo obras de evacuación de aguas pluviales en zonas claves de Torrevieja, como viene haciendo el actual ayuntamiento, y rogarle al faro de Torrevieja que nos proteja de los temporales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*