El lobo

Javier Manzanares
Concejal y secretario general del PSPV-PSOE Torrevieja

Lo comentaba ayer, y en C’S lo saben, lo dicen en privado y alguno ya se atreve en público. En un partido como el de Rivera con un mensaje férreo, uniforme y directo en toda España, donde se presume -no lo veo mal- de centrismo, de huir de la clásica derecha, izquierda y demás, empieza a preocupar y mucho, ese pacto con la ultraderecha en Andalucía. Y se puede -de hecho lo están haciendo- disfrazar de muchas formas, pero si se conforma el parlamento andaluz, será porque el tridente PP, C’S y Vox se han puesto de acuerdo, ni más ni menos, ni menos ni más. Esto es algo que traspasa el ámbito nacional y que sin lugar a dudas puede pasar factura, ya no solo a la política Española, sino a la relación, sobretodo de C’S con sus socios en Bruselas. Hace solo 3 años sería impensable que los herederos directos de la etapa más oscura de la historia de nuestro país estuviera en el parlamento andaluz, y podemos decir que sí, que los andaluces los han puesto ahí con sus votos, y que eso es democracia, y que es libertad de expresión, y realmente es así. Pero es el quinto partido en escaños, y aquí de lo que se trata es de utilizar a la extrema derecha para llegar al poder, de meterlos en las instituciones públicas andaluzas, de blanquear el racismo, las ideas preconstitucionales, el odio a lo diferente, el rechazo a derechos fundamentales conseguidos a lo largo de 40 años en nuestro país, con sangre, sudor, lágrimas y todas éstas de forma literal. La jovencísima democracia española no merece esto, y en eso todos estamos de acuerdo y los que no, silban mirando al cielo.
Sin embargo, esto a un PP en horas bajas, muy bajas, le viene como anillo al dedo. Es sin duda su tabla de salvación y es tan así que se fotografían sin pudor con los dirigentes de Vox, y hablan sin tapujos de acuerdos. Aquí lo veo más lógico: están más cerca ideológicamente. De hecho, ayer Pablo Casado con una sonrisa de oreja a oreja habló de un nuevo tiempo, de que este tridente que abarca el voto de “centro” de C’S, de la derecha del PP y de los ultra de Vox dejó claro que esto es muy posible que se repita en las próximas elecciones de mayo. Era la sonrisa del náufrago que es encontrado. Asistimos a la contradicción en el discurso centrista de C’S, al abrazo del PP a los ultras y a la irrupción de éstos en un gobierno autonómico -algo que ellos quieren suprimir-. Creo, y esto es una opinión muy personal, que este montaje solo va a producirse en Andalucía y aún tengo mis dudas. Siempre he dicho, lo dije con Podemos, y ahora lo reitero con C’S, que los partidos de nueva creación son muy habladores, especulan sistemáticamente con todo, tienen las soluciones para todo, y son portadores de la verdad absoluta. En política el no tener pasado en gobiernos, en instituciones públicas, en tomar decisiones difíciles, decisiones que a veces sabes que te van a restar votos, es una ventaja a la hora de hablar. Tengo claro que esto es lo que le ha pasado a Podemos y ahora empezará a pasarle a C’S. Este giro ultra lo pagarán caro, sin duda. Y sí, ya no anuncian al lobo. Éste está aquí ya.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*