Sanidad excelente. Plataforma ciudadana

Torrevieja está de pie. Y algo se mueve en su sociedad civil. Sin invitaciones especiales. Sin protocolos. Sin corsés torpes que atrapan las ideas y las libertades, un grupo de vecinos de aquí y de allá han dado un paso adelante, preocupados por el futuro sanitario del departamento 22 de salud gestionado en la actualidad por la empresa Ribera Salud. Y además con pretensiones. Liderar la defensa de la calidad sanitaria y asistencial de 10 municipios de la costa de la Vega Baja no es una tontería cualquiera. Y mucho menos cuando todos somos conscientes de que lo último que necesita el motor económico de la provincia de Alicante es un experimento fallido en la sanidad pública como ha sido la reversión del Hospital de Alzira y el caos en el que se ha convertido en toda Valencia la asistencia médica. Espero que algún amigo de Ximo Puig, que asistió al acto de presentación de esta plataforma, le dé la información correcta. Yo no vi un aquelarre contra el Gobierno valenciano. Yo no aprecié un ataque a nadie. Fue una reivindicación a favor de todos. Ya sabemos en la Comunidad Valenciana, en materia de gestión sanitaria, lo que funciona y lo que no. Comprendo la enorme preocupación que hay en el socialismo alicantino y especialmente de la Vega Baja. Esta bandera de destruir lo que funciona bien, como es lo que rodea al Hospital de Torrevieja, no es del PSOE. Es una exigencia de los catalanistas de Compromís. Su ideología es atacar a la empresa privada, aunque informes oficiales del propio Gobierno valenciano certifiquen que la gestión sanitaria de Ribera Salud es muchísimo mejor que la gestión sanitaria pública directa de la Generalitat Valenciana. Esta plataforma, liderada por Mamen Mateo, pero con vocación de ser un grupo con varias representaciones, tiene muy claro lo que necesita la sanidad de la costa de la Vega Baja. En voz baja exigen infraestructuras y justas inversiones. Más dependencias en el hospital. Nuevos centros de salud por toda la comarca. Eso vale dinero. Muchos millones de euros. Y Ximo Puig no piensa gastar ni un € aquí. ¿Será capaz el socialismo valenciano de no invertir en hospitales ni en centros de salud en la Vega Baja e impedir que otros lo hagan? Que se lo pregunten a las miles de víctimas abandonadas de la Dana. Nunca se dedicaron a salvar personas.

Joaquín Albaladejo Martínez

6 Comentarios

  1. Que manera más soez de de que la la sanidad privada en hospitales públicos que pagamos con nuestros impuestos es mejor que los hospitales públicos gestionados por profesionales públicos
    Estamos hartos que se llenen los bolsillos de dinero nuestro empresas privadas por gestionar la sanidad a costa de todos los Valencianos
    Se han dado algún paseo por los interiores de este hospital,o por los ambulatorios?
    La desidia y la dejadez de arreglos es notoria y preocupante,les importa un bledo arreglar (como no es suyo)
    Esta defensa de la derecha por la privatización de hospitales es repugnante

  2. Joaquinito Blablabá (el apellido te lo supongo), ¿podrías aportar datos y cifras de costes, beneficios, eficiencia económica y asistencial?
    Sabes que el desembolso inicial fueron 80 millones de euros del bolsillo de inversores privados.
    Creo que eres un poco rojo…; vamos un rojo desorejado

  3. Sanidad fragmentada por autonomías y colapsada, ante el pasmo del peor gobernante que ha tenido España en los últimos 200 años

  4. A propósito de los 184.000€ indebidamente cobrados que el tal Albaladejo no quiere devolver, en estos días que tanta falta haría para la compra de material sanitario, me viene a la mente los siguientes versos de Calderón de la Barca.

    ¿De qué te sirve anhelar,
    por tener y más tener,
    si eso en tu muerte ha de ser
    fiscal que te ha de acusar?
    Todo acá se ha de quedar;
    y pues no hay más que adquirir
    en la vida que el morir,
    la tuya rige de modo,
    pues está en tu mano todo,
    que mueras para vivir.

  5. Con 679.412.179,09 euros, que cifra la Audiencia sevillana el FRAUDE de los ERE, qué se hubiera podido comprar en estos días que tanta falta nos hace.
    Nuestras vidas son los ríos
    que van a dar en la mar,
    que es el morir. ….

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*