Un año para olvidar

Si hay algo que este Gobierno municipal sabe hacer muy bien es venderse. Como aventajados aprendices de Ramoné, salen a las páginas del papel cuché, teles, radios y las redes tres punto cero para cantar sus alabanzas, y hacer de la nadería el último grito en gobernanza municipal. Pero el bagaje hasta el momento del gobierno del Partido Popular en Torrevieja no puede ser más desolador. Las promesas de campaña firmadas en el papel mojado de «esto no vale para nada» quedaron en un «si te he visto, no me acuerdo».
Las elecciones deberían valer para otra cosa muy distinta de la loca carrera de promesas incumplibles en que los menos pudorosos con el uso de la engañifa y el humo las han convertido. Una carrera hacia el disparate que no hace nada más que devaluar la política hasta niveles de difícil reversión.
La política municipal desempeñada por Eduardo Dolón le ha llevado, en menos de un año en el cargo, a la más absoluta soledad. Los presupuestos han puesto de manifiesto esa soledad; no la de corredor de fondo, sino la soledad del que no ha sabido estar a la altura del momento y se ha enrocado en su santa voluntad frente a una mayoría en número de votos: la oposición en su conjunto suma más que el Partido Popular. Una oposición que ha sabido pararse y defender el interés colectivo de la ciudad frente a otro tipo de intereses.
Si esto no fuera suficiente, en menos de un año, el Partido Popular de Torrevieja ha llevado al colapso la dinámica interna. Por mucho que en cada pleno a Eduardo Dolón se le llene la boca hablando del funcionariado, su política ha colocado sobre las cuerdas a la cúpula funcionarial poco después de que ésta le recordara que el contrato de servicio de recogida de residuos, transporte a vertedero, limpieza viaria y limpieza y mantenimiento de la costa de Torrevieja debía ir por un camino distinto al fijado por el Partido Popular. No contento con esto, ha nombrado directores generales con mando en plaza, poniendo el organigrama municipal patas arriba y generando un malestar más que evidente.
Por no hablar de que la mayoría de contratos, cursados por el procedimiento de urgencia, que evita seguir el normal desarrollo de todo procedimiento administrativo, la adjudicación digital, y no precisamente electrónica, de otros muchos, adjudicados sin reserva de crédito previa, nos habla de una manera de actuar no precisamente ejemplar y que pone en evidencia una forma de ejercer el poder municipal: la política como el arte de la improvisación y la pandereta.
La máxima autoridad municipal se encierra en el decretazo, gobernando a impulsos, encerrado en la segunda planta, sin diálogo con la oposición, sin tratar de buscar consensos, tan necesarios en todo tiempo, pero, sobre todo, en esta nueva realidad post coronavirus. La política ha perdido una oportunidad de oro para recuperar confianza con la ciudadanía. No se ha estado a la altura. Y no hemos aprendido de ese error. Eduardo Dolón persiste en ese error, empecinado en seguir la doctrina Casado: política de tierra quemada para con los otros grupos políticos.
Para terminar, reseñar las colas que se han producido ante las oficinas del PROP, que han proyectado una imagen de la ciudad que nos avergonzó a todos. Hay quienes las llamaron las colas de la vergüenza. Y no les faltaba razón.

5 Comentarios

  1. Rodolfo, déjate de monsergas y pronúnciate sobre el pacto que tu jefe, Sánchez, ha firmado con los etarras asesinos:
    ¿Estás de acuerdo con el pacto que el Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, tu Jefe, ha firmado con los etarras de Bildu, quienes asesinaron a Cecilio Gallego, torrevejense de adopción, y a una niña de 6 años en Santa Pola el 4 de agosto de 2002?

  2. Esta pregunta de Roberto es extensiva a todos los militantes y simpatizantes de la PSOE

    ¿Estáis de acuerdo con el pacto que el Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, ha firmado con los etarras de Bildu, quienes asesinaron a Cecilio Gallego, torrevejense de adopción, y a una niña de 6 años en Santa Pola el 4 de agosto de 2002?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*