1.400 Familias desamparadas. Torrevieja destrozada

Joaquín Albaladejo Martínez

Mil cuatrocientas familias aterradas, tantas como empleados tiene el departamento de Salud 22 de Torrevieja. Este es el dato que el Gobierno autonómico valenciano no quiere ver. En el verano del año 2020, que pasará a la historia por no serlo, apreciamos que el futuro laboral en las salinas de Torrevieja es negro como el tizón y nos invita a pronosticar incluso que el último cuatrimestre será hasta llegar al año 2021 peor que malo; con la hostelería reventada; con los autónomos abandonados tras la última mentira del Gobierno autonómico valenciano que ha cambiado cincuenta y cinco millones de euros para ayudarnos por las pérdidas durante el confinamiento, por una mísera carta que anuncia su imposibilidad de pagar por no tener liquidez; lo que ahora solamente nos faltaba es que en mitad de una pandemia y con una segunda oleada de contagios de coronavirus que otra vez niega de manera reincidente en el engaño Fernando Simón, nuestros médicos y sanitarios no sepan cuál es su futuro en Torrevieja y en la costa de la Vega Baja. Esto es ya casi delictivo. A poco más de un mes para que remita Ximo Puig y Mónica Oltra la fatídica carta que anuncie la reversión de la Sanidad Pública que gestiona “Ribera Salud” en la costa del sur de Alicante, los trabajadores del departamento que engloba a municipios importantísimos como Guardamar, Orihuela, Pilar de la Horadada, Torrevieja y otros, saben que el Gobierno valenciano no sabe nada. Así de duro. No hay plan para la gestión sanitaria directa por parte de Valencia de los empleados y de los recursos médicos y hospitalarios que tenemos aquí. Insisto: y todo ello, insisto, en mitad de una pandemia que ya se encuentra en plena segunda oleada de contagios. Esto no tiene nombre. Los trabajadores y trabajadoras de la sanidad pública de este departamento le han preguntado a la cara a Psoe, Compromís y Podemos qué es lo que van a hacer exactamente con ellos. Los representantes de estos TRABAJADORES en su reunión en Valencia pidieron seguridades de futuro en sus puestos de trabajo. Pidieron que no jugaran con la tranquilidad de 1.400 familias. Y recibieron como respuesta el silencio y el gesto-forma del encogimiento de hombros. ¿Hay derecho a esto? Algunos socialistas ya no se callan. Saben del desprecio de Valencia. Y la reversión destrozará a Torrevieja. En el dulsísimo nombre.

8 Comentarios

  1. «Los trabajadores y trabajadoras de la sanidad pública de este departamento le han preguntado…»

    A ver, bonico, ¿es que de pequeño no te enseñaron que existe una cosa que se llama masculino genérico? Lo avala la RAE

  2. No es más que un guiño a lo políticamente correcto, por eso se les van los votos a VOX como alma que lleva el diablo.

  3. Si el Hospital de Torrevieja, se revierte a gestión pública, sus trabajadores serán funcionarios, personal que ha pasado una oposición y demostrado su valía en un proceso de selección justo.
    Hoy día el personal entra a dedo, por decisión única de la dirección del Hospital. Así hay gran cantidad de enchufados en el centro.
    Luego, el personal que hay actualmente trabajando en el Hospital, tendrá que ganarse el puesto, en un concurso-oposición público, donde el que más demuestre lo que vale, trabajará.
    A nadie le hacen funcionario por enchufe.

    Por cierto, Albaladejo, ¿qué hay de devolver los 184.000€ indebidamente cobrados?

  4. Si el autor del comentario, el tal Albaladejo, devolviera los 184.000€ cobrados indebidamente, quizá Torrevieja no estaría tan destrozada.
    Ese equipo de gobierno que encabezaba un delincuente, las hizo bien gordas. Pero ahí siguen sus herederos,…., palos a gusto no duelen.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*