Fiscalidad chanante

Tamara Martínez Lidón
Politóloga y secretaria del Grupo Municipal de Los Verdes de Torrevieja

«Lo más incomprensible del mundo es el impuesto sobre la renta». – Albert Einstein

Hoy vamos a hablar de algo que es un rollo y además nadie suele utilizar de una manera coherente; los impuestos.
Sí, reconozco que incluso a mí me genera una pereza infinita escuchar o hablar de impuestos, pero parece que la cosa esta tan dispersa que hay que hacerlo
Y ¿por qué?
Porque básicamente después de la cagada (no se si se puede escribir cagada o no en un artículo, pero mira) de los presupuestos ficticios de 2020 en la que el señor emperador desnudo y su séquito se inventaban que iban a conseguir recaudar un montón de dinero que aún no sabemos si pensaban que estaban hablando de dinero del Monopoli y que la interventora no les ha dejado seguir adelante con el cuento de la lechera (y eso que según la prensa se “autopagaba” arreglos de Bonsáis que tenía en su despacho con dinero público cuando era subdirectora general del PP en la época oscura de Camps y Zaplana).
Después de tremenda estupidez viene la nueva; bajar el IBI indiscriminadamente en plena crisis mundial.
Y aquí todos aplaudiendo cual focas amaestradas. Ay!
Bueno vamos a empezar por el principio, porque como digo hablar de impuestos es un torro absoluto, y fíjense si lo es que en menos de un año en este municipio han pasado ya dos concejales de hacienda y tres interventores. No sabemos si por sopor o temor.
Y es que es normal, el mismo PP cada vez que se habla de temas de trascendencia en los plenos prefiere usar aquello de “no hablemos de esto que los ciudadanos no saben de qué hablamos”, como si los torrevejenses fueran idiotas.
Me da que más bien es que son ellos los que tienen poco que decir, ya que inauditamente y por primera vez en mi vida, asistí a la defensa del presupuesto por parte de un concejal de Hacienda que duró escuetamente 2 minutos. Ha habido silencios más largos e interesantes en los plenos que esa exposición.
Pero bien, no estamos aquí para hablar ni de la corte ni del emperador desnudo, sino de su fiscalidad chanante.
Y sí, es chanante porque en primer lugar el IBI es un impuesto que pagan solo los que tienen propiedades. Así que esa “mejora” no va a beneficiar (que no lo hace ya lo avanzo, a nadie) ni a jóvenes, ni a comerciantes, ni a personas con recursos escasos y por algo que cae por su propio peso; estas personas suelen vivir en régimen de alquiler.
La primera en la frente; se está planteando una bajada de impuestos masiva y lineal ( ya que el IBI sólo permite que sea así) que afectará indiscutiblemente a los ingresos y sobre todo a los gastos que pueda tener el ayuntamiento para cosas tan nimias como ayudas sociales y además la rebaja va a ir a beneficiar a los que tienen propiedades.
En segundo lugar entramos en las personas que teniendo propiedades se van a beneficiar; bien, rebajar el tipo por igual a todas las viviendas supone que aquellas con menor valor van a recibir menor rebaja y para ejemplo un botón y que todas entenderemos; no es lo mismo rebajar un 0,1% a una persona que tenga una vivienda de valor 100.000€ que a otra que tenga 10 y con un valor de 1 millón en total ¿verdad? Pues la segunda en el pecho.
Y la tercera, es la que va directa al corazón; el IBI no es un impuesto que se pague por la renta que tengas, es decir, no es un impuesto que tenga que ver con lo que cobres o percibas, no es como el IRPF por ejemplo; el IBI viene atribuido por el valor catastral de la vivienda y se da que las viviendas más grandes y con mayor valor catastral en muchas ocasiones las poseen personas mayores que tienen propiedades antiguas, y aquí está el grueso del asunto.
El problema del IBI es que en muchos casos no se puede abonar o supone un desembolso bastante complejo de cuadrar en muchas economías familiares y más en las mermadas por la pandemia.
Por eso esa “idea de bombero retirado” de rebajar en plena crisis mundial indiscriminadamente a todos los que lo abonan 10€ de media no es solo un insulto a la inteligencia, es una medida que provoca poco o ningún impacto real en las economías familiares.
Desde Los Verdes hace ya tiempo que venimos planteando no una bajada masiva que no beneficia a nadie y perjudica a todos, sino que se ayude a pagar el IBI a quien más lo necesita con una línea de ayudas específica.
Esos 900.000€ que pretende el Partido Popular, como ya he explicado, dejar de cobrar a aquellos que ahora mismo más aportan, ¿no sería más lógico rebajarlo a quienes más necesidad tienen?
Es decir,y pongo un ejemplo accesible para que nadie diga que los torrevejenses no lo pueden comprender:
Que es mejor ¿que su vecina Conchita que tiene 70 años con una pensión no contributiva, con la que ayuda además a su nieto en paro, y paga 400€ de IBI pudiera beneficiarse de una ayuda de 200-250€ o que un señor que cobra 100.000€ al año entre sueldos y retribuciones y paga prácticamente lo mismo de IBI pueda beneficiarse de esa bajada masiva que propone el PP de 10€ por barba?
En fin, no sigamos hablando de cosas tan complejas que algunos se enfadarán y dirán que “esto los torrevejenses no lo entienden”.
La economía es un torro, hasta Einstein decía que no hay nada más complejo de entender que los impuestos, pero peor es asistir impasible a la demagogia, que es justamente la que provoca que el pensar que las frases fáciles y pegadizas acompañadas de propuestas chanantes son las que arreglan las cosas.
Pero en fin. ¡Vaya sopor!
Vayámonos de charamita (cuando se pueda).
Seguro que esos 10€ de rebaja en el IBI dan para mucha fiesta.

2 Comentarios

  1. ¿Pero de qué impuestos habla?
    ¿De esos que tendremos que pagar las clases medias y trabajadoras de este país, sin poder, a mayor gloria de los inquilinos de Moncloa y Galapagar?
    Sí, esos que pueden salir adelante con el voto entusiasta de Compromís.
    Doña politóloga, 15,8 millones trabajan hoy en España frente a los 15,1 que cobran del Estado.
    ¿Usted trabaja o cobra?

  2. La palabra chanante no está en el Diccionario de la RAE. Las entradas que se muestran a continuación podrían estar relacionadas:
    Sí está chamar:
    Etim. disc.; cf. port. cambar ‘cambiar’, fr. changer.
    1. tr. Entre chamarileros, cambiar (‖ dar o tomar por otra cosa).

    Es decir, que chamante podría ser el adjetivo que designa la cualidad de lo que da o toma una cosa por otra, pero nunca chanante, que no pasaría de ser un vulgarismo de aquélla.
    De nada; me gusta ser útil.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*