Cuento de Navidad, que no es un cuento

Por su interés y relevancia, esta semana, queridos lectores/as, me van a permitir que les transmita textualmente una noticia apasionante difundida por la revista Ecclesia de la Conferencia Episcopal Española.
El Papa telefonea al sacerdote navarro Javier Leoz para elogiarle un texto que éste ha escrito sobre la Navidad.
De piedra. Así se quedó el padre Leoz cuando en la tarde del sábado pasado recibió una llamada en su móvil nada más y nada menos que del Papa Francisco. Me ha manifestado que «nos han ido robando el espíritu cristiano de estos días» y me ha pedido que transmitiese a todos los parroquianos y a todos los navarros sus bendiciones.
Este es el texto de Leoz que motivó la llamada.
¿Que no habrá Navidad?
Más silenciosa y con más profundidad, más parecida a la que Jesús nació en soledad, sin muchas luces en la tierra, pero con la de la estrella de Belén, destellando rutas de vida en su inmensidad, sin cortejos reales colosales, pero con la humildad de sentirnos pastores y zagales buscando la verdad. Sin grandes mesas y con amargas ausencias, pero con la presencia de un Dios que todo lo llenará.
¿Que no habrá Navidad?
¡Claro que sí! Sin las calles a rebosar, pero con el corazón enaltecido por el que está por llegar. Sin ruidos ni verbenas, reclamos ni estampidas… pero viviendo el Misterio sin miedo al «Covid-Herodes» que pretende quitarnos hasta el sueño de esperar. Habrá Navidad porque Dios está de nuestro lado, y comparte, como Cristo lo hizo en un pesebre, nuestra pobreza, prueba, llanto, angustia y orfandad. Habrá Navidad porque necesitamos una luz divina en medio de tanta oscuridad. Covid19 nunca podrá llegar al corazón ni al alma de los que en el cielo ponen su esperanza y su alto ideal.
¡Habrá Navidad!
¡Cantaremos villancicos!
¡Dios nacerá y nos traerá libertad!

JortizrochE

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*