Filomena, Donald Trump y el PP de Torrevieja

Filomena pasó por Torrevieja con viento, frío y un manto de agua que cayó sobre la ciudad generando algunos contratiempos, pero sin hacer daños excesivos. Algo de agradecer en este principio de 2021 que ha empezado fuerte, con ganas de dejar al 2020 a la altura del betún. Que ya son ganas. Y que ha comenzado con ansia de cachondeo este 2021 no es un asunto discutible: Nevada histórica en España y lío en la capital de Estados Unidos.
Una multitud de seguidores de Donald Trump asaltó el Capitolio mientras se preparaba la votación para certificar la victoria electoral de Joe Biden frente a Donald Trump. Una victoria puesta en duda por el presidente Trump y su equipo desde el primer momento y que ha ido encendiendo el ventilador de la mentira y la sospecha en twitter, facebook y en discursos públicos, poniendo en duda la validez del recuento de votos y, por ende, la victoria de Biden en esos comicios y animando a sus seguidores a oponerse abiertamente al resultado, mintiéndoles con un fraude que no se ha demostrado en ninguno de los innumerables recursos planteados por Trump.
La esencia de la democracia consiste en la alternancia pacífica, en el traspaso ordenado del poder, en el reconocimiento de los resultados por parte de los políticos, sobre todo cuando no les son favorables. Y Donald Trump ha pasado -al menos lo ha intentado- el resultado de la votación por el forro de sus santos bemoles. Y el cóctel de la confusión y del menosprecio del adversario político nunca traen nada bueno. A la vista está el resultado: imágenes de caos y violencia en el interior del Capitolio y cinco muertos a causa de los disturbios.
Se habla de abrir un proceso de destitución del presidente Trump, de invocar la 25ª enmienda, de no dejar ni un minuto más a Trump con la capacidad de apretar el botón nuclear. Lo cierto es que su vicepresidente, Mike Pence, ha jugado un papel central para que las cosas pudieran salir más o menos bien. Negándose en un primer momento a los deseos de Trump. Y, tras el asalto y la reanudación de la votación, acabó certificando la victoria de Biden frente a Trump; dejando a este último sin nada a lo que aferrar su alocada apuesta por mantenerse en el poder.
La estrategia de Donald Trump de no reconocer el resultado del recuento de votos, de tratar de desprestigiar a su oponente Biden tachándolo de perdedor e impostor, me ha traído a la memoria la actitud, salvando todas las distancias posibles, que tuvo el Partido Popular tras perder las elecciones de 2015 en Torrevieja. Desde el primer momento todo fueron intentos de enfangar la imagen y la legitimidad del resultado electoral. Y los dirigentes políticos de aquel entonces, y que algunos continúan todavía, no dudaron en tachar al Gobierno como de perdedores, de intolerable revoltijo que había, casi de manera retorcida, despojado del poder a los únicos que tenían legitimidad para ejercerlo. Hasta el punto de que, por arte de birlibirloque, la vara de mando municipal desapareció durante cuatros años, para terminar apareciendo cuatro años más tarde como si nada. Algo simbólico, pero que deja muy claro el concepto del ejercicio de la función pública que tienen algunos en el Partido Popular de Torrevieja. Pero 27 años después, el voto de las urnas les había dejado en la oposición. Y no les gustó. Y no dudaron en manifestarlo amenazando con la posibilidad de una moción de censura que gravitó durante todo el mandato de José Manuel Dolón. Y continuaron ridiculizando, elevando lo anecdótico a la condición de categoría, poniendo todas las trabas posibles a cualquier proyecto de aquel Gobierno municipal. Y les funcionó. Pero esta historia ya la conocen.

7 Comentarios

  1. «…mintiéndoles con un fraude que no se ha demostrado en ninguno de los innumerables recursos planteados por Trump».

    Falso. Es fraudulento cambiar en vísperas electorales la ley electoral para permitir todo tipo de atropellos en contra de Trump. Pero no espero que lo entienda uno que no ve problemas en Delcy Gate, en una militante socialista aupada a la Fiscalía General del Estado, en la renovación fraudulenta del CGPJ, en los indultos a los golpistas y malversadores del 1-O, en la nefasta gestión sanitaria, económica y social de la crisis de la CoVid 19, o en que un señor gordito de su partido diga que Cataluña es una nación..

    «Desde el primer momento todo fueron intentos de enfangar la imagen y la legitimidad del resultado electoral».

    Tampoco espero que lo entienda uno que defiende y acata a uno que decía que no podría dormir con Iglesias en la vicepresidencia, y en horas 24 se da un abrazo y pacta una coalición con un comunista (no había comunistas en el gobierno de España desde 1937), o que trae a los golpistas catalanes y a Otegui a la dirección del Estado.
    Ya lo dijo una excompañera de su partido: Patxi, ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás cosas que me helarán la sangre,…(fue la madre de Pagaza)

  2. «no dudaron en tachar al Gobierno como de perdedores…»

    ¡Yo, yo lo dudo: No fueron perdedores tan sólo, pero fueron pentaperdedores!

    ¿Qué pasa, que no se puede opinar?

    PEN TA PER DE DO RES

  3. Torrevieja es una pseudo-ciudad muy sucia sin apenas servicios en 27 años que estuvo el amigo de Sr no ni siquiera pudo hacer que las habaneras destacaran y un premio de novela ridículo.

  4. ¿Qué piensa, Don Patán, de que el Tribunal Supremo acabe de condenar a UGT de Andalucía por utilizar irregularmente fondos del Plan Orienta de la Junta para abonar las indemnizaciones de los empleados del sindicato en vez de para ayudar a los desempleados, que era su fin legítimo?
    ¿Qué piensa de que eso, y tantas cosas más que afectan al PSOE en particular y a la izquierda en general, no salgan en las televisiones?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*