En pie de guerra a cuenta de la gestión pública o privada de la sanidad

Rodolfo Carmona
Concejal del Grupo Municipal Socialista
En las últimas semanas estamos asistiendo a una brutal campaña por parte del partido popular de la provincia de Alicante, a favor del mantenimiento de la gestión privada del Hospital Universitario de Torrevieja y del área de salud 22. Todo ello a raíz de las manifestaciones de la consellera de sanidad, Ana Barceló, en las que aseguraba hace algunas fechas y de manera inequívoca, la reversión a la gestión pública del Hospital Universitario de Torrevieja y del área salud 22. Que como sabemos, está ahora en manos de Ribera Salud, participada en un gran porcentaje por una multinacional estadounidense.
El debate sosegado nunca le ha gustado al partido popular de la provincia de Alicante, siempre empeñado en hacer ruido y enturbiar hasta el límite lo que debería ser fruto de una reflexión serena y meditada que llevara finalmente a tomar la mejor decisión posible. Lo que está en juego es demasiado importante como para convertirse en un pim pam pum de ocurrencias y poses grandilocuentes, que buscan más el enredo que lo mejor para los ciudadanos. En donde algunos confunden sus funciones y a las instituciones que representan con su propia hoja de ruta partidista. Olvidando que su única función es la de buscar soluciones que redunden en el bien colectivo de la ciudadanía. No convertirse, aparentemente, en meros representantes comerciales de un modelo concreto de negocio sanitario.
Como se ha repetido hasta la saciedad este no es un debate en contra de la gestión privada de algunos servicios de titularidad pública. Es un modelo que se ha implantado en otros países europeos y que tiene ejemplos de que es una vía válida a explorar en algunos casos concretos.
Es un debate en contra sí, de un modelo implantado por el partido popular en los tiempos del ex presidente Francisco Camps y que, me da la impresión, arroja serias dudas de que el modelo perfilado en aquellos años oscuros (donde la Comunitat Valenciana sufrió lo indecible con un caso de corrupción tras otro, echando por tierra la imagen de una comunidad trabajadora y con ganas de futuro y justicia social) no tuviera como fin último acabar con la sanidad pública en la Comunitat Valenciana. Afortunadamente, la gestión del president Ximo Puig ha situado a nuestra comunidad a la altura de los estándares de las democracias más avanzadas y ha mostrado claramente su compromiso con la gestión pública de la sanidad en particular y con la defensa de lo público en general. Creo, sinceramente, que ese es el camino a seguir.
La política de los hechos consumados es a lo que siempre ha apostado el partido popular. Hagamos creer, cueste lo que cueste, que la gestión privada de algunos servicios públicos es mejor que la gestión directa por parte de las administraciones titulares de esos servicios. De este punto a la privatización sin más debate de muchos servicios que ahora prestan las administraciones, hay una línea muy fina. Solo así puede cobrar sentido el descrédito al que incurren al tratar de defender la gestión de Ribera Salud tildando la gestión pública de la sanidad de ineficaz, más costosa, en las que aumentarán las listas de espera y todo será el apocalipsis final. Cabría preguntase el por qué del interés del PP en presentar a la pública, no como peor gestión, sino como poco, el causante de todos los males. Lo cierto es que este mantra es repetido hasta la saciedad por los partidarios de la NO reversión del Hospital de Torrevieja. Huelga decir, que es un discurso interesado y que falta a la verdad. Una mirada sosegada a los mismos, a los datos reales y constatables, nos hace falta como agua de mayo.
Una reflexión de lo acontecido en la alerta sanitaria del COVID-19 en todo el mundo, con
diversos modelos sanitarios, públicos, mixtos y privados, y cómo han respondido al reto de esta terrible pandemia, arrojaría el resultado de apostar decididamente por un modelo público de la sanidad. Bueno sería, también, que escucháramos a los profesionales sanitarios y tomáramos buena nota de sus conclusiones. La política es,fundamentalmente, saber escuchar.

13 Comentarios

  1. Hay un error tipográfico al subirlo a la red, entono el mea culpa que quiero aclarar para que no genere dudas. Donde dice » Lo cierto es que este mantra es repetido hasta la saciedad por los partidarios de la reversión del Hospital de Torrevieja» y lo que debe decir es «Lo cierto es que este mantra es repetido hasta la saciedad por los partidarios de la NO reversión del Hospital de Torrevieja».

  2. A cuento de qué estoy aquí, cada vez, comentando lo que escribe Rodolfo? Esto es algo que yo mismo me pregunto, y que me obliga a una visita introspectiva en mi mismo, que ya venía haciendo falta, la cual concluye en que no soporto el sectarismo y, menos, los razonamientos que tienen como única sustancia el panfleto del partido.

    Esta vez, la izquierda corrosiva, hecha hombre en Rodolfo, la «espeta» contra el Hospital de Torrevieja y al modelo de gestión sanitaria que aplicó el PP valenciano en la región hace ya muchos, muchos años. Y no se para un segundo a reconocer que ese hospital que aborrece (claro, lo trajo el PP) es excelente. Ni que su equipo humano está compuesto de magníficos profesionales sanitarios. Y tampoco que está equipado con los medios más modernos disponibles. Pero la prueba del algodón la hacen los ciudadanos cuando aprecian que el hospital funciona y muy bien, sin importarles que la gestión la haga un «conseller» desde Valencia, un directivo de Rivera Salud o un modelo mixto entre el «conseller» y Rivera Salud.

    Este debate consistente en contraponer lo público a lo privado es arcaico, inconsistente, cansino y sin fundamento alguno. Los países más modernos lo obviaron muy pronto. Venezuela, también, pero en sentido contrario: ¡¡¡exprópiese!!!! que es lo que les pone a estos políticos izquierdo-populistas.

    PD.- EL LIDER HA DICHO: «ATENCIÓN, ALERTA ANTIFASCISTA CONTRA EL PUEBLO GALLEGO». A UNIDAS PODEMOS NO LE HAN VOTADO NI LOS FAMILIARES DE LOS CANDIDATOS. IR YENDO QUE, CUANDO TERMINE DE ECHARLE EL CLORO A LA PISCINA, ME UNO A LAS MOVILIZACIONES.

  3. Lo que se va a expropiar en breve es el superávit de los ayuntamientos.
    Tu jefe ha quebrado España y tú, cual lacayo, sacando pecho.
    Si dijera lo que pienso de vosotros, me querellarías y te tendría que pagar una fortuna.
    Así que mejor te lo imaginas (y nunca imaginarás bastante).

  4. Roberto, España fue referente mundial en calidad sanitaria cuando el servicio sanitario se prestaba mediante la gestión pública y ha dejado de serlo cuando entró las privatizaciones en juego, que no es otra cosa que convertir los derechos y necesidades esenciales y vitales de los usuarios y trabajadores en objeto de negocio.

    La sanidad valenciana ha sido de las de peor calidad en la última década en España y es ahora con cuando ha empezado a mejorar algo, casualmente mientras se publifican los hospitales, ¿casualidad?

    Que no es algo que me invente Roberto, ni porque sea un fanático venezocubano comunistamaxónico, es tan fácil como buscarlo en el ranking de la FADSP, el sectarismo y la falta de fundamento es la que usted nos habla, porque seguramente ni sea trabajador del sector, y seguramente como muchos que preferís la no reversión del hospital, no sois ni siquiera usuarios del mismo.

    La sanidad pública necesita dinero y medios para que vuelva a ser la niña bonita que en su día fue modelo a nivel mundial, no intermediarios que hagan de la salud un negocio, ni transfundir los fondos de la salud pública pagada por todos los españoles a multinacionales privadas, con chanchulleos y corruptelas de por medio, bien tapadas con banderas españolas y fondos suizos.

    Tal vez sea por eso, que necesitamos a más gente como Rodolfo Carmona que piden escuchar a los profesionales sanitarios y menos Robertos que solo hablan del sectarismo en favor de una sanidad mercantilista y especuladora.

    https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=kmGqZxxD-CQ&feature=emb_title

    https://www.ibercampus.es/el-gasto-sanitario-privado-crece-el-doble-que-el-publico-37781.htm

    Gracias Rodolfo Carmona por tu reflexión. Un abrazo.

  5. ¿Ha llevado la cuentas Snchz en estos dos años y medio mejor que Rajoy?
    Rodolfo Nada, yo te lo respondo: ¡¡UNA MIERD*!!
    Pues lo otro que dices es igual

  6. «La política es,fundamentalmente, saber escuchar»

    ¿Al comité de expertos de la desescalada que no existió?

    Anda, Ernesta,
    contesta.

  7. «Es un debate en contra sí, de un modelo implantado por el partido popular en los tiempos del ex presidente Francisco Camps y que, me da la impresión, arroja serias dudas de que el modelo perfilado en aquellos años oscuros (donde la Comunitat Valenciana sufrió lo indecible con un caso de corrupción tras otro,…bla, bla»

    Don Rodolfo, que Camps fue absuelto de los cargos de cohecho impropio el 25 de enero de 2012. El expresidente de la Generalidad Valenciana y el exsecretario del Partido Popular de Valencia, Ricardo Costa, fueron declarados no culpables. Y en abril de 2013 el Tribunal Supremo ratificó el veredicto del jurado popular con lo que quedó cerrado el «caso de los trajes»
    Entérese, Don Manipulador

  8. . La crónica negra judicial del Gabinete Camps es abundante.

    Su consejero de Cooperación Rafael Blasco fue condenado a 6,5 años de cárcel por desvío de fondos públicos destinados a proyectos de ayuda a países pobres.
    Su consejera de Turismo, Milagrosa Martínez, fue condenada a nueve años de cárcel por amañar contratos a favor de la trama Gürtel.
    Juan Cotino, a quien nombró presidente de las Cortes Valencianas, está procesado por la adjudicación ilegal de un contrato de siete millones de euros a la red Gürtel para instalar pantallas e iluminación en el recorrido de la visita del Papa a Valencia.
    Su primer vicepresidente Víctor Campos, está condenado por cohecho. Campos admitió haber recibido trajes de regalo de la trama Gürtel.
    Y su último vicepresidente, Vicente Rambla, está procesado por la financiación ilegal del PP valenciano.
    Pero Francisco Camps no se enteró de nada. O al menos eso dice, aunque de las conversaciones telefónicas que figuran en los distintos sumarios, algunos de los que hablan apuntan a que Camps se enteraba de muchas cosas, entre ellas, la financiación ilegal de su partido.

  9. Camps fue absuelto de los cargos de cohecho impropio el 25 de enero de 2012. El expresidente de la Generalidad Valenciana y el exsecretario del Partido Popular de Valencia, Ricardo Costa, fueron declarados no culpables. Y en abril de 2013 el Tribunal Supremo ratificó el veredicto del jurado popular con lo que quedó cerrado el «caso de los trajes»

    Entérate, Don Chequista

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*