«Amiguitos del alma»

Israel Muñoz Guijarro
Portavoz Los Verdes de Torrevieja

En 2016, tras la liquidación del Presupuesto de 2015, el Gobierno de coalición se encontró con un superávit de 22.565,344,09 euros, de los cuales utilizó la cantidad de 17.669.604 euros, destinada a financiar la amortización de los préstamos que obligaban al Ayuntamiento de Torrevieja a mantener el Plan de Ajuste hasta 2022, y la mayoría del resto para el pago de facturas pendientes de aplicar al presupuesto de la cuenta 413.
El PP se opuso a dicha decisión, solicitando la utilización del superávit para la financiación de inversiones productivas por importe de 20 millones de euros, a través de una moción de fecha 1 de abril de 2016, a la vez que iniciaba una campaña continuada sobre los “amigos de los bancos”, que duró hasta el mes de mayo de 2019.
En 2017, tras liquidarse el Presupuesto de 2016, con un superávit de 27.380.031,12 euros, el mismo Gobierno de coalición, destinó la cantidad de 12.480.663,79 euros a financiar la amortización anticipada de nuevos préstamos, con un ahorro en intereses de más de 820.000 euros, en este caso por imperativo legal, ya que el Ayuntamiento de Torrevieja no consiguió durante todo el año 2017 un período medio de pago a proveedores inferior a 30 días como consecuencia del cambio de gestión contable, llegando a estar durante los meses de julio a octubre por encima de los 100 días.
No obstante, lo anterior, el Partido Popular seguía con su campaña de amigos de los bancos, y seguía pidiendo inversiones financieramente sostenibles.
En 2018, se liquidó el Presupuesto de 2017 con un superávit de 20.569.903,37 euros, que el Gobierno de coalición prendía utilizar para inversiones financieramente sostenibles, para la financiación de los vehículos y maquinaria de la gestión directa del servicio de aseo urbano, que no pudo llevar a cabo, gracias a los votos del PP y Ciudadanos.
En 2019, tras la liquidación del Presupuesto de 2018 con un superávit de 16.925.660,4 euros, el Gobierno de coalición pretendía utilizarlo para inversiones financieramente sostenibles, financiando los autobuses eléctricos del proyecto de transporte urbano, que no pudo culminar al perder las elecciones en mayo de 2019.
El 31 de diciembre de 2019, el Gobierno del PP aprobó definitivamente la propuesta del actual Alcalde del P.P., de modificación de créditos nº 12/2019, en la que destinaba casi 8,3 millones del superávit de la liquidación del Presupuesto de 2018, a la amortización anticipada de préstamos, a lo que estaba obligado legalmente, por no haber sido capaz de bajar el período medio de pago a proveedores de 62 días en los 6 meses y medio de su mandato, con una media de casi 70 días, dejándolo en el mes de diciembre en más de 72 días, a pesar de que el nuevo sistema de gestión contable ya estaba a pleno rendimiento desde el mes de marzo de 2019.
Curiosamente, ahora no existían amigos de los bancos sino que la culpa de tener que amortizar anticipadamente estos préstamos la tenían los anteriores amigos de los bancos, que no les habían dejado redactados proyectos de inversión financieramente sostenibles, por lo que no había tiempo material para gestionar en 2019 inversión alguna de este tipo.
En 2020, se ha liquidado el Presupuesto de 2019 con un superávit de 33.953.342,94 euros, de los que el Gobierno del PP solo ha utilizado 6.744.244,64 euros para amortizar anticipadamente préstamos pendientes, y siguen sin ser amigos de los bancos, pero no han utilizado absolutamente nada para inversiones financieramente sostenibles.
Se ve que ellos no son amigos de los bancos, son más bien “amiguitos del alma”, ya que una cosa es devolver lo que se debe, pero el caso de Eduardo y su corte parece que prefieren endeudar e hipotecar el futuro de la ciudad infinitamente.
Los “amiguitos del alma” nos vuelven a meter en la espiral del gasto desmedido sin control.
En dos años dos préstamos nuevos. Préstamos que hay que devolver, aunque esa parte siempre la ignoran. Préstamos que no son para ayudar a una ciudadanía azotada por las consecuencias de una pandemia sino para seguir hipotecando el futuro de los torrevejenses a la sombra del pelotazo y el histrionismo.
Tampoco es que sepan de nada más viendo su nula capacidad de acción pese a contar con mayoría absoluta (más dos).
Ya vendrán otros a arreglar en desaguisado, pero mientras tanto los “amiguitos del alma” siguen a la suya.

3 Comentarios

  1. El futuro ya lo hipoteco el «mejor» alcalde que hemos tenido en la democracia vendiendo el pueblo a la MAFIA RUSA

  2. Me he perdido. Razón por la cual digo que esto no lo has escrito tú. Una mente menguada no es capaz…, por lo menos de entenderlo. Dínos quién lo ha escrito: ¿El anciano bancario? ¿Algún compromisario valenciano?
    ¡Confiesa, Isra!

  3. ¿fue el anciano bancario a la cárcel?
    Ah no!!! que fue tu amigo el que decía que sus bolsillos eran de cristal jajajajaja

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*