Soy una mamá indignada

Una mañana de cole como otra cualquiera, llevé a mi hija de 9 años al colegio. Como no había aparcamiento, opté por aparcar con las luces de emergencia en una esquina para acompañar a mi hija a cruzar el paso de peatones y desde la otra esquina ver cómo entra en el colegio. Al salir las dos del coche, el policía que guiaba el paso de peatones a las mamás/papás, niños y coches me dijo: «Ahí no se puede aparcar», y le respondí: «sí, no se preocupe, que me voy ya, sólo cruzo el paso con mi hija para verla entrar y me voy corriendo», a lo que el policía asintió con la cabeza. Tardé unos 15 – 20 segundos y, al volver, vi cómo el otro policía que estaba detrás de él me estaba haciendo una foto por detrás a mi coche y me dijo: «¡Que sepa usted que le va a llegar una multa a su casa!». Me quedé de piedra, ya que a esas horas (09:04) había muchos coches como el mío mal aparcados y en doble fila para poder dejar a los niños en el cole y verlos entrar. Le dije que había avisado a su compañero, pero ni me prestó atención. Al irme le pregunté si sólo me había multado a mí, ya que éramos muchos los mal aparcados debido a las circunstancias… Al día siguiente, vi (como todas las mañanas) otro coche aparcado en el mismo sitio que yo y me acerqué a él para saber por qué a ese coche no le multaba y a mí sí (ese día iba yo con una mamá que lo puede corraborar), y le dije que no era justo y menos justo todavía multar en la puerta de un cole a los padres que llevan a los niños.
Ahí no queda todo. La multa que me ha llegado es de 200€. Juzguen ustedes si es normal y encima como infracción grave.
El coche no obstaculizaba ningún paso de minusválidos ni estaba en paso de peatones para ser una infracción grave. Sí es cierto que hay un minipaso cebreado por el que nadie va, ya que está en la carretera, pasan de un paso de peatones a la acera y de ella al otro paso de peatones.
La multa está pagada. No me quedaba otra, ya que realmente yo no estaba bien aparcada, pero quiero hacer esto público porque seguro no soy la única mamá indignada o papá indignado a quien le ponen una multa en la puerta de un colegio. Creo que los policías deberían tener un poco más de comprensión en estas circunstancias, ya que no dejamos unos segundos el coche ahí para irnos de compras, sino para acompañar a nuestros hijos pequeños al colegio. Y ya qué decir de la cantidad, 200€, como si hubiera cometido un delito.
Gracias por leer este escrito.

Mari Nieves Lozano

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*