R.I.P. Ximo Puig

Joaquín Albaladejo Martínez

El Gobierno autonómico valenciano es un cadáver y no lo sabe. Los espectáculos dantescos que día tras día soportamos los sufridos contribuyentes de las esquilmadas arcas valencianas acreditan que Ximo Puig y su faraónica tropa de enchufados han reventado a la Generalitat Valenciana. La desastrosa gestión socialista del coronavirus en nuestra autonomía ha causado muerte y una propagación del COVID brutal e impresentable. Por activa y por pasiva nos han ido vendiendo que aquí iba a estar todo perfectamente controlado y que ya podrían venir «olas» de contagios que nuestra SANIDAD PÚBLICA Y UNIVERSAL podría con todo. Nos mintieron como bellacos. Tan pronto la pandemia arreó fuerte en nuestras tres provincias, quedó acreditado que los socialistas y Compromís, en sus seis años de Gobierno «anti-PP», han recortado en la Sanidad Pública valenciana. Los médicos y los sanitarios valencianos han ido contagiándose y cayendo de una manera brutal con la indolencia de la socialista Ana Barceló, que ha demostrado una inutilidad manifiesta para liderar lo que sea y especialmente nuestros servicios médicos y sanitarios. Mientras nuestra gente moría por COVID y la teníamos que enterrar en soledad, en el Gobierno de Puig y de Oltra sus miembros y sus segundos escalones se peleaban como niños en la guardería y se ponían en público la zancadilla utilizando a la prensa para acuchillarse. Penoso. Lamentable. Patético. Mención aparte merece el maltrato brutal del socialismo valenciano a la hostelería. No tiene nombre lo que le están haciendo a este sector fundamental e imprescindible para un entorno turístico como el nuestro. La izquierda ideológica valenciana lo que le ha regalado a los bares y restaurantes de nuestra tierra es la ruina. ¿Se imaginan por un instante qué pasaría en la opinión pública y publicada si a un Gobierno del PP se le viniera abajo un Hospital específico para enfermos de coronavirus por un leve vendaval? Claro que se lo imaginan, como también todos los que vivimos en Torrevieja y en la costa de la Vega Baja nos imaginamos, con esta gente al mando, lo que va a ocurrir en el Hospital de Torrevieja si esta caterva de ineptos e inútiles sectarios toman el mando del departamento 22 de salud: lo reventarán como todo lo que tocan. Esto no va de broma; sin turismo; sin actividad comercial; sin servicios hospitalarios. Es la ruina socialista. Y el culpable eres tú, XIMO PUIG I FERRER.

8 Comentarios

  1. Qué le pasó ayer a Casado?
    VOX, cuarta fuerza política de Cataluña y liderando el centro derecha nacional.
    En política si no eres útil, el electorado te pone en tu sitio.
    Cada vez más gente percibe que VOX es el nuevo voto útil en España.
    No es extrema derecha, es extrema utilidad.

  2. Alba ni se te ocurra pastelear tu partido la renovación del Consejo General del Poder Judicial aceptando a de Prada y Rosell: el uno no reunió los avales necesarios y la otra está en excedencia; no seáis zotes, corcho!!

  3. Albaladejo cavó su propia tumba política al no devolver los 184.000€ cobrados indebidamente, según sentencia judicial.
    Y de hecho se atreve a dar lecciones de moral, teniendo en su bolsillo mucho dinero público cobrado indebidamente.
    La sanidad pública, no es un negocio, es un derecho de todos los ciudadanos. El que quiera sanidad privada, se la paga y listo.
    ¿Qué interés tiene el PP y este señor en particular en privatizar la sanidad pública?.

    Leído en «eldiario.es»:

    «El extesorero del PP Luis Bárcenas ha asegurado en su declaración como testigo ante el juez de Púnica que Esperanza Aguirre recibió en 2007 en su despacho de la sede de la calle Génova un sobre con 60.000 euros para sufragar gastos de su campaña a las autonómicas de ese año, en las que ganó con mayoría absoluta, informan a elDiario.es fuentes jurídicas.

    Bárcenas ha identificado al donante de ese dinero como Luis Gálvez, presidente de la constructora Ploder, y ha afirmado que el empresario acudió a la sede con ese dinero y pidió que fuera destinado a la campaña de Aguirre. Según su testimonio fue el fallecido Álvaro Lapuerta quien, delante de él, se lo entregó a la entonces presidenta regional en su despacho, donde se encontraba con Francisco Granados, entonces secretario general del PP regional, y Beltrán Gutiérrez, que era gerente de la formación en Madrid.

    La constructora Ploder formó parte de la UTE a la que el Ejecutivo de Aguirre adjudicó en junio de 2005 el contrato de construcción y explotación del hospital Infanta Leonor, situado en el barrio madrileño de Vallecas. Fue uno de los siete construidos bajo el Plan de Infraestructuras 2004-2007 con un sistema público-privado.»

  4. Morganático, ¿quién dirige «eldiario.es»?
    Pues eso…

    PD: Me fío más de Esperancita que de toda la patulea progre envuelta en celofán

  5. Alba, me cuentan mis espías paraguayos que habéis vuelto al pasteleo del CGPJ.
    ¡Desmiéntelo si te atreves…!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*