Cabalgando el tigre de la mayoría absoluta

Rodolfo Carmona
Concejal del Grupo Municipal Socialista de Torrevieja

La noche en que el Partido Popular ganó las elecciones municipales por mayoría absoluta escuché muchos comentarios en el sentido de que todo estaba perdido, de que el nuevo Gobierno municipal encabezado por Eduardo Dolón sería intocable, instalado en la comodidad de esa mayoría absoluta en el pleno municipal. Algunos bajaron los brazos desde el primer momento, llevados por un pesimismo, a mi juicio, equivocado, y en cierta manera pusilánime, como si nada pudiera hacerse a partir de ahí. Yo, en cambio, vi una oportunidad, un reto de poner en valor la importantísima labor que, a partir de ese hecho, recaía en el conjunto de los partidos de la oposición. El tiempo da y quita razones. Y en este caso tengo la certeza de que ha acabado dándome la razón. En política todos debemos saber jugar las cartas que reparte la ciudadanía a través de su voto.
Es cierto que tienen mayoría y pueden aprobar todo aquello que quieran. Pero no es menos cierto que esa mayoría absoluta que recalca el alcalde en cada pleno no es un salvoconducto para que el Gobierno municipal haga de su capa un sayo y acabe tirando por la calle de en medio, en lo que al procedimiento administrativo se refiere. Y mucho menos confundir el interés propio con el interés de la ciudad en su conjunto. Aquí es donde la oposición adquiere su razón de ser, independientemente del número de votos que se hayan obtenido. Se convierte en el contrapunto -necesario e imprescindible- contra las querencias de un poder envanecido por la mayoría absoluta.
En estos días pasados se cumplía un año de la mayoría absoluta alcanzada por el Partido Popular en Torrevieja. La propaganda del Gobierno municipal se lanzó en tromba a ensalzar los supuestos éxitos de su gestión; y uno tenía la impresión de que el cielo se había instalado en Torrevieja y la varita mágica había sido usada a troche y moche, dejando la ciudad como los chorros del oro.
Pero la gestión de este primer año del gobierno del Partido Popular está a años luz de ser calificada como buena.
El balance es malo. Porque no puede calificarse como bueno que el tema estrella del Gobierno municipal en su primera fase, el conocido como «Plan de choque», esté bajo la investigación de la Fiscalía Anticorrupción. Porque no puede sustentarse como bueno que muchas de las actuaciones dentro de la Concejalía de Festejos se hayan realizado presuntamente con una absoluta discrecionalidad, saltándose aparentemente el procedimiento administrativo/económico establecido, y que es debiera serlo, de obligado cumplimiento. Porque no puede nadie calificar de bueno, sin sentir sonrojo, que se haya puesto patas arriba el organigrama del funcionariado municipal (con Mesa de Contratación «ad hoc» incluida) y generado un malestar que continúa creciendo. Otro tema que habla de una gestión ineficiente es el nombramiento de los directores generales con un considerable costo para las arcas municipales, por no hablar de interventores que vienen y van; uno no sabe si para siempre o terminarán apareciendo por esas cosas de la vida de directores generales de lo que haga falta. El suma y sigue sería interminable. El intento del trágala de la prórroga del contrato de Agamed, las aceleradas gestiones para el nuevo contrato de basuras, los nuevos presupuestos, que son de una irresponsabilidad delirante y que no contemplan en absoluto la situación en la que nos encontramos, la incapacidad de Eduardo Dolón de establecer un diálogo con los partidos de la oposición en términos creíbles y que, a mi juicio, es primordial para encontrar salidas a la encrucijada post COVID-19. Desde estas líneas hago un llamamiento a ese diálogo. El gobierno municipal no debería mirar para otro lado. El futuro de nuestra ciudad lo necesita.

1 Comentario

  1. Muy bien, Rodolfo. Tus ganas de dialogar con el PP certifican tu crecimiento democrático. Pero te aconsejo que pidas a tu jefe, Pedro Sánchez, que te pase los teléfonos de los etarras de Bildu, los de los independentistas y usureros del PNV, los de los partidos separatistas y racistas catalanes, y hasta el del diputado por Teruel. Te vas a hinchar!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*